SYC CPA

JIM ROGERS

JIM ROGERS, COFUNDADOR DEL FONDO QUANTUM
Ex socio de Soros aconseja salir del dólar y comprar materias primas.

Recomienda invertir en metales y petróleo. Dice que a los jóvenes hay que hacerlos estudiar chino y cambiar la carrera de ejecutivo por la de granjero. Augura el fin del dólar como reserva internacional.

El dólar estadounidense es una moneda defectuosa y su valor va a colapsar antes del final de la década, llevándose consigo la prosperidad de la nación norteamericana. Los inversores debieran estar comprando ya commodities —platino, plomo, trigo, azúcar, petróleo, el tipo de activos que no están de moda desde hace un cuarto de siglo, o más—. Mientras se ocupa de esto, enséñeles chino mandarín a sus hijos, el idioma del siglo XXI, y no los aliente a seguir la carrera de administración de empresas. Aconséjelos en cambio a convertirse en granjeros".

Si este consejo se lo diera su asesor financiero, ello daría lugar, tal vez, a que se elevara una queja ante el defensor del pueblo. Quien lo dice, sin embargo, es Jim Rogers, un nombre legendario en Wall Street. El Indiana Jones de las finanzas -sobrenombre que se ganó en virtud de dos vueltas al mundo en nombre de sus investigaciones sobre inversiones populares- se convirtió en un multimillonario al apoyar sus ideas con divisas duras.

En 1973, Rogers fundó, junto con George Soros, el Quantum, uno de los primeros y más exitosos "hedge funds". En Gran Bretaña, el Quantum Fund, es más conocido por haber logrado ganar 1.000 millones de libras esterlinas vendiendo libras antes de la salida de Gran Bretaña del mecanismo bursátil el llamado "Miércoles Negro" de 1992, a pesar de que la contribución de Rogers tuvo lugar antes de esa fecha.

Rogers ayudó a Quantum a lograr ganancias del 4.000 por ciento en sus primeros 10 años.

Fue también el hombre que predijo el crac de la Bolsa de 1979.

Rogers, el "chico pobre de Alabama" cuyo primer trabajo fue recoger botellas en canchas de béisbol cuando tenía sólo 5 años, se retiró a los 37 años, con una fortuna en su haber. Se dedica desde entonces a administrar su fortuna y a viajar por el mundo.

Hoy, su argumento central es que ya comenzó a gestarse un nuevo mercado alcista que se comparará con los estallidos vistos en las bolsas alimentadas por las "puntocom" hacia fines de los 90. Esta vez, sin embargo, el mercado alcista estará representado por commodities, no por acciones. Rogers es contundente en este sentido. Las materias primas se están agotando.

Junto con su fe por el valor de los commodities tiene una gran confianza de largo plazo en China, cuyo apetito por las materias primas ya hizo subir su precio en el último año y medio. Rogers asegura que los mejores capitalistas viven en la China comunista. El personalmente contrató una niñera china para su hija de un año. Rogers cree que el (chino) mandarín será el idioma más importante en el futuro que se avecina.

En cuanto al dólar, Rogers opina: "Los Estados Unidos le deben al mundo 8 trillones de dólares. Son el deudor más grande del mundo y su deuda externa aumenta 1 billón cada 21 meses. El dato es aterrador. La gente debe comprender este importante cambio en el mundo y entender que el dólar morirá. El dólar estadounidense sigue el camino recorrido por la libra esterlina, cuando ésta perdió su lugar como divisa de reserva del mundo".

Nils Pratley. THE GUARDIAN