LA LEY DE MOORE TIENE MAS DE 40 AÑOS | Blog de SYC CP

LA LEY DE MOORE TIENE MAS DE 40 AÑOS

La ley de Moore expresa que aproximadamente cada 18 meses se duplica el número de transistores en un circuito integrado. Fue formulada por el co-fundador de Intel, Gordon E. Moore en 1965, cuyo cumplimiento se ha podido constatar empíricamente. En aquella época, no existían los procesadores -inventados en 1971- ni tampoco las computadoras personales -popularizadas en los años ’80-.



La ley también se ha aplicado a otros aspectos tecnológicos, como la memoria o el ancho de banda, y cierta corriente de economistas cree que el boom económico que ha vivido Estados Unidos en los últimos años se debe en gran parte al crecimiento en progresión geométrica de la productividad de las computadoras.
En el 2007, el propio Moore le ha puesto fecha de caducidad: "Mi ley dejará de cumplirse dentro de 10 o 15 años". Afirmó, no obstante, que una nueva tecnología vendrá a suplir a la actual.
La consecuencia directa de la ley es que los precios bajan al mismo tiempo que las prestaciones suben: la computadora que hoy vale USD 3.000 costará la mitad al año siguiente y estará obsoleta en dos años. En 26 años el número de transistores en un chip se ha incrementado 3.200 veces.
Actualmente, el valor de los negocios de la industria de los semiconductores es de USD 200.000 millones.

Mejora de la calidad de vida
Hace 40 años las prestaciones ejemplificadas, en el mejor de los casos, eran de ciencia ficción:
Las familias y los amigos se conectan en un instante, comparten fotos, participan en juegos y se dan consejos, superan grandes distancias y diferencias horarias.
Los médicos con acceso a Internet, verifican las últimas actualizaciones sobre las reacciones químicas y la disponibilidad de las recetas de sus pacientes.
Los empresarios crean nuevos modelos, permitiendo en última instancia que crezcan nuevos segmentos del mercado, empresas, productos, servicios y sectores de empleo.
Las películas y los programas de TV contienen imágenes animadas de gran calidad.
Los automóviles ofrecen un mayor rendimiento del combustible con menos contaminación.
Los dispositivos GPS nos ayudan a ubicarnos en ciudades que no conocemos.
Los chips de identificación implantados en nuestras mascotas evitan su extravío.

El mundo evoluciona rápidamente
Hace siete años la novedad era el formato MP3, y ahora se descargan películas enteras desde Internet.
Al igual del continuo crecimiento de la potencia tecnológica, también es necesario que reciclemos continuamente nuestros conocimientos. Quizá no doblándolos cada 18 meses -ya que no aprendemos tan rápido como las máquinas-, pero si teniendo en cuenta que para que nuestros conocimientos no resulten inútiles en unos años, es necesario reciclarse continuamente, sin dejar de aprender permanentemente.
La media de la edad de los planes de estudios informáticos en Europa es de 10 años.

El modelo informático proactivo de Intel
Un grupo de investigadores de todo el mundo (algunos desde Intel y otros desde importantes universidades) llevan a cabo investigaciones del Intel Research Network, para mantener un flujo constante en la innovación.
El objetivo último de la investigación consiste en influir en el desarrollo de productos: en mejorar a corto plazo los existentes y desarrollar nuevos productos y modelos de uso para mercados completamente nuevos a lo largo del tiempo.
Hoy en día, la investigación científica informática se concentra en un modelo interactivo informático, en el que las personas interactúan directamente, uno a uno, con sus ordenadores. A medida que avanzamos hacia cientos y miles de ordenadores por persona, este paradigma no se puede escalar: es una carga demasiado grande sobre el individuo.
Con el modelo de la informática proactiva, los ordenadores anticiparán nuestras necesidades y algunas veces tomarán decisiones por nosotros. Seguiremos interactuando con algunos de nuestros ordenadores, pero la enorme mayoría permanecerán integrados en nuestro entorno físico, desde la captura de los datos y, tal vez, actuar sobre ellos sin necesidad de la intervención humana.
Para que se convierta en una realidad, se necesitan controlar algunos retos fundamentales: la unión física -implica la creación e interconexión de miles de millones de nodos de sensores-; el enfoque disciplinado en la aplicación del aprendizaje máquina cimentado estadísticamente -para que se pueda dar el salto entre la informática interactiva y la proactiva-; y la personalización -que permita preservar el ciclo de concesión de poderes personales-.
© 1998-2018 / Tucumán 540, 24° G, Buenos Aires / (54-11) 4394 8089