SYC CPA

EL HORIZONTE IMPOSITIVO

EL HORIZONTE IMPOSITIVO POST-ELECCIONES.
Por Alejandro Almarza, director de la Práctica de Impuestos Estudio Della Rocca - Piazza - Almarza HLB Internacional.

El horizonte tributario argentino se encuentra encorsetado por las restricciones de tipo financiero que plantean las necesidades del Estado. Ante esta situación, la actual relación recaudación/gasto público no permite hacer grandes variaciones al sistema impositivo vigente. Cuando hablamos de variaciones al sistema impositivo nos referimos a verdaderas modificaciones al sistema tributario y no a meras actualizaciones de valores deducibles, como pudo ser la última reforma al impuesto a las ganancias.

En la visión macro, consideramos que las retenciones a las exportaciones seguirán en los niveles actuales, pues son parte vertebral del actual superávit fiscal. La turbulencia en los mercados no ha hecho otra cosa que ayudar a mantener y justificar este dólar alto que ayuda a la recaudación. De volverse a niveles de gasto público pre-eleccionario, y por lo tanto a un superávit como el existente en 2006, entendemos que la brecha positiva del mencionado superávit permitiría tratar de reducir algunos impuestos, aunque esto se haga en forma parcial. Tal es el caso del impuesto a los debitos y créditos bancarios. Es posible entonces que se produzca una reducción parcial a efectos de ver cómo impacta la misma en la recaudación y, en función de esto, poder llegar en un tiempo prudencial a su eliminación total.

Otra posibilidad en este sentido es que, tanto en forma conjunta o como opción a la alternativa planteada precedentemente, se produzca la reducción de uno o dos puntos en el IVA, o bien una combinación de una reducción general de tasa de un punto con una reducción más importante en los productos de la canasta básica.

En lo referente al impuesto las ganancias también es posible que finalmente se apruebe el proyecto de gravabilidad a la compra-venta de acciones que no cotizan en bolsas o mercados, que ya estuvo vigente en gobiernos anteriores mediante decreto de necesidad y urgencia. Sería prudente en este impuesto el reconocimiento del ajuste por inflación, aunque más no sea para los años venideros. En los impuestos provinciales, la presión impositiva se verá incrementada, con aumentos selectivos de los impuestos a determinados bienes que demostrarían a juicio del administrador una mayor capacidad contributiva de riqueza así como a actividades especificas.

No vemos en un horizonte cercano la posibilidad de la eliminación de los impuestos de sellos por parte de las provincias.