SYC CPA

CRISIS FINANCIERA - HISTORIA

La ola más reciente de especulaciones en el mercado está relacionada con las perturbaciones en los mercados de crédito en el mundo.
Las preocupaciones sobre la volatilidad del sector de hipotecas subprime (o de alto riesgo) se han esparcido por el sistema financiero y los bancos centrales se han visto obligados a inyectar miles de millones de dólares al sistema de préstamos.


The Last Laugh - Subprime
La crisis financiera con humor inglés, octubre de 2008


Pero ¿qué pasó en las crisis financieras del pasado, y qué lecciones se pueden aprender para hoy?
Según el FMI, en el mundo ha habido un creciente número de crisis financieras.

Entre las cosas que se pueden aprender de las principales crisis del pasado están:
  • La globalización ha incrementado la frecuencia y la propagación de las crisis financieras, pero no necesariamente su gravedad.
  • La intervención temprana de bancos centrales es más efectiva para contenerlas que acciones más tardías.
  • Es difícil saber en el momento de una crisis financiera si tendrá consecuencias más graves.
  • Los reguladores frecuentemente no logran mantenerse al día con el ritmo de innovaciones financieras que puedan desatar una nueva crisis.

EL COLAPSO DEL DOT.COM 2000
A finales de los años 90, las compañías de Internet como Amazon.com y AOL cautivaron las bolsas de valores y parecía acercarse una nueva era para la economía.
El precio de esas acciones se disparó cuando se cotizaron en la bolsa Nasdaq, aunque en realidad, pocas compañías generaban ganancias.
La bonanza llegó a su punto más alto cuando el proveedor de Internet AOL compró la compañía de medios tradicionales Time Warner, por casi US$ 200.000 millones en enero de 2000.
Pero la burbuja estalló en marzo de ese año y el índice Nasdaq, con fuerte representación de empresas del área de tecnología, había caído 78% para octubre del 2002.
El colapso tuvo implicaciones más amplias. La inversión empresarial cayó y la economía estadounidense se desaceleró el año siguiente.
El proceso fue exacerbado por los atentados del 11 de septiembre, que llevaron al cierre temporal de los mercados financieros.
Pero la RF de EE.UU., bajó gradualmente las tasa de interés desde 6.25% hasta 1% para estimular el crecimiento económico.

LONG-TERM CAPITAL MARKET 1998
El colapso del fondo financiero LTCM ocurrió durante la etapa final de la crisis financiera mundial que comenzó en Asia en 1997 y se propagó a Rusia y Brasil en 1998.
LTCM era un fondo creado por los ganadores del premio Nobel Myron Acholes y Robert Merton para la compra y venta de bonos.
Myron y Merton creían que a largo plazo las tasas de interés de bonos gubernamentales empezarían a converger y el fondo podría comerciar con las pequeñas diferencias entre las tasas.
Pero cuando Rusia dejó de pagar sus bonos gubernamentales en agosto de 1998, los inversionistas salieron de los títulos oficiales de otros países y buscaron refugio en los Bonos del Tesoro estadounidense.
Inmediatamente, la diferencia de tasas de interés entre los bonos empezó a incrementar drásticamente.
LTCM, que había pedido prestado mucho dinero a otras compañías, estaba en peligro de perder miles de millones de dólares. Para poder liquidar sus posiciones, tendría que vender sus bonos de la Tesorería.
Este evento afectaría al mercado de crédito en EE.UU. y forzaría un incremento en las tasas de interés.
Ante eso, la Reserva Federal decidió que debía ejecutar un rescate. Reunió a los principales bancos estadounidenses, varios de los cuales habían invertido en LTCM, y los convenció para que invirtieran unos US$ 3.650 millones más para salvar a la firma del colapso inminente.
También la RF misma hizo un recorte de emergencia de las tasas en octubre 1998 y eventualmente los mercados se estabilizaron.
LTCM fue liquidada en el 2000.

EL CRASH DE OCTUBRE 1987
Las bolsas de valores estadounidenses sufrieron la mayor caída diaria en tiempos de paz el 19 de octubre de 1987, cuando el índice promedio industrial del Dow Jones bajó 22%. Las bolsas europeas y japonesa también sufrieron fuertes pérdidas.
El colapso fue provocado por la creencia generalizada de que el manejo inapropiado de información confidencial, y la adquisición de compañías con dinero proveniente de préstamos, estaba dominando el mercado mientras la economía de EE.UU. se estaba estancando.
También había preocupación sobre el valor del dólar, que había estado perdiendo poder en los mercados internacionales.
Estos temores se incrementaron cuando Alemania subió una tasa de interés clave, llevando a la apreciación de la moneda de ese país.
Por otro lado, los sistemas computarizados de venta de acciones (recientemente introducidos) hicieron peores las bajas de las bolsas, ya que las ordenes de ventas se ejecutaban automáticamente.
La preocupación en torno a la posibilidad de quiebras en bancos principales llevó a que la Reserva Federal y otros bancos centrales bajaran drásticamente las tasas de interés.
Adicionalmente, se introdujeron reglas para limitar el comercio por computadora y permitir que las autoridades suspendieran cualquier tipo de compraventa bursátil por cortos periodos de tiempo.
Este colapso pareció tener pocos efectos económicos directos y las bolsas de valores se recuperaron poco tiempo después.
Sin embargo las bajas tasas de interés, especialmente en el Reino Unido, podrían haber contribuido a la burbuja que se produjo en el mercado inmobiliario en 1988-89 y a las presiones que llevaron a la libra esterlina a una devaluación en 1992.
El colapso también demostró que las bolsas de valores del mundo estaban ahora interconectadas y que cambios en la política económica en un país podrían afectar los mercados alrededor del mundo.
También las leyes que regulan el manejo inapropiado de información confidencial fueron reforzadas en EE.UU. y el Reino Unido.

EL ESCÁNDALO DE LOS BANCOS DE AHORRO Y PRÉSTAMOS 1985
Los bancos de ahorros y préstamos en EE.UU. (Savings and Loans o S&L) eran instituciones locales que ofrecían hipotecas y recibían depósitos de pequeños inversionistas.
En la década de 1980, la desregulación financiera empezó a permitir que estos pequeños bancos participaran en transacciones más complejas e intentaran competir con los grandes bancos comerciales.
Hacia 1985, muchas de estas instituciones estaban cerca de la bancarrota y ocurrió un pánico bancario en los S&L de Ohio y Maryland.
El gobierno estadounidense ofrecía una garantía por muchos de los depósitos individuales de los S&L, y por ende quedó con un gran pasivo financiero cuando estos se vinieron abajo.
El costo total del rescate fue de unos US$ 150.000 millones.
Sin embargo, la crisis probablemente sirvió para fortalecer a los bancos más grandes, ya que los rivales más pequeños desaparecieron y se crearon las condiciones para la fusión y consolidación en el sector bancario al pormenor en los años 90.

EL GRAN COLAPSO 1929
El colapso de Wall Street en 1929, también conocido como "jueves negro", fue un evento que hizo derrumbarse a la economía estadounidense y global, contribuyendo a la Gran Depresión de los años 30.
Después de un enorme aumento especulativo a finales de los años 20, en gran parte debido al surgimiento de nuevas industrias como la radio y la fabricación de automóviles, las acciones cayeron 13% el jueves 24 de octubre de 1929.
Pese a los esfuerzos de las autoridades bursátiles por estabilizar el mercado, las acciones cayeron otro 11% el siguiente martes, 29 de octubre.
Cuando el mercado tocó fondo en 1932 se había perdido 90% del valor de las acciones. Tomó 25 años para que el índice Dow Jones recuperase su nivel de 1929.
El efecto sobre la economía real fue severo.
La propiedad generalizada de acciones significó que muchos consumidores de clase media sintieron las pérdidas.
Se redujeron las compras de bienes de consumo duraderos como autos y casas, mientras que las industrias aplazaron inversiones y cerraron factorías.
Para 1932, la economía estadounidense se había reducido a la mitad y una tercera parte de la fuerza laboral estaba desempleada.
El sistema financiero estadounidense en su totalidad entró en crisis.
En marzo de 1933, al tomar posesión como presidente, Franklin D. Roosevelt ordenó un cierre total del sistema. Muchos economistas de izquierda y derecha han criticado la respuesta de las autoridades como inadecuada.
El banco central estadounidense incluso aumentó las tasas de interés para proteger el valor del dólar y preservar el patrón oro, mientras que el gobierno aumentó los aranceles y mantuvo un superávit fiscal.
Las medidas del programa de reactivación económica (New Deal) lanzado por Roosevelt aliviaron algunos de los peores problemas de la Depresión, pero la economía estadounidense no se recuperó por completo hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando el gasto militar masivo eliminó el desempleo y acentuó el crecimiento.
El New Deal también introdujo una extensa regulación de los mercados financieros y el sistema bancario con la creación de la SEC y la corporación FDIC.
Y la ley Glass-Steagall separó las operaciones de los bancos comerciales y los bancos de ahorro.

OVEREND & GUERNEY; BARINGS 1866,1890
El fracaso de un importante banco londinense en 1866 condujo a un cambio clave en la forma en que los bancos centrales manejaban crisis financieras.
Overend & Guerney era un banco de descuento que ofrecía fondos a bancos comerciales y de ahorros en Londres, que entonces era el centro financiero más importante del mundo.
Cuando se declaró en quiebra en mayo de 1866, muchos bancos más pequeños se vinieron abajo ante la imposibilidad de conseguir fondos, aunque fueran solventes.
A consecuencia de esta crisis, reformadores como William Bagehot presionaron para que el Banco de Inglaterra asumiera un nuevo papel como prestador de último recurso que proveyera de liquidez al sistema financiero durante las crisis, para impedir que el colapso de un banco se extendiera a otros.
La nueva doctrina se implementó durante la crisis de Barings en 1890, cuando las inversiones de ese banco sufrieron pérdidas en Argentina. El Banco de Inglaterra cubrió las pérdidas para evitar que sistema bancario del Reino Unidos se viniera abajo.
Las negociaciones secretas entre el banco y financieros británicos condujo al establecimiento de un fondo de rescate de 18 millones de libras en noviembre de 1890, antes de que se hiciera pública la magnitud de las pérdidas de Barings.
Los banqueros también organizaron un comité para renegociar la deuda vencida que debía Argentina, pero una crisis bancaria envolvió al país y los préstamos externos a Buenos Aires se suspendieron virtualmente durante una década.


Fuente: Steve Schifferes, especialista en Asuntos Económicos, BBC: “Crisis financieras: lecciones de historia”, 27-8-08.